Un sueño de verano
Era un dia del mes de agosto, hacia mas 40 con un calor insoportable, Yo me encontraba en una playa Nudista de Fuengirola, habia poca gente, como es normal en este tipo de playas, all en uno de los acantilados de una roca, visualice a un chico alto de 1.85 cm, moreno, con un cuerpazo danone, estaba bastante propor- cionado, con una poya bastante larga.

Yo me acerque y le pregunte, Si iba mucho por esa playa?. El me respondió con una voz de un chico alemán, con un espanyol que apenas se le entendia, despues de un rato de conversacion, nos fuimos a una casa que estaba, en una colina, en ruinas, apartada de la gente, El empezo a chuparme con su lengua unos de mis pecho, con un movimiento uniforme, Yo mientras tanto le estaba comiendo la oreja, y con una mano le cogi su enorme poya, y empece hacerle una felacion ó mamada.
Fotos XXX y relatos eroticos GRATIS en tu email: Heterosexual Gay
Contactos GAY GRATIS Provincia :
El empezo a chuparme la mia, con su lengua, me la estaba comiendo hasta el fondo, cuando los dos estabamos cachondo y caliente al maximo, aparecio una chica que nos estaba mirando desde el primer momento, era una chica rubia, con ojos azules, estaba como un tren, con una tetas, redonda y terminada en punta, le pedimos que se acercase, y ella se metio en nuestra relacion, alli estamos los tres, en una casa vieja.

Yo le estaba comiendo el conyo a la chica, el chico aleman, me estaba chupando mi poya, posteriormente, el chico aleman, me pidio que me lo follara, este chico estaba dando gemidos de placer, mas tarde nos cambiamos
de posicion, y el me estuvo follando, mientras la chica rubia me estaba haciendo una paja con la boca, lo estaba pasado como nunca, aproximadamente todo esto habia durado una hora y media, de disfrutar a tope, y follar de
varias maneras, no despedimos, y nos fuimos cada uno por su lado.

Datos del autor/a:

Nombre: Juan Carlos B

(c) 2000-2002 AventurasEroticas.com Todos los derechos reservados.
Todos los relatos son propiedad de sus autores si lo deseas, puedes enviar tus propios relatos