La Seducción De Mi Esposa
Susana y yo nos casamos al poco tiempo de conocernos. Fue un error. Cada uno pensó que el otro podría mejorarle la vida y ambos nos equivocamos. Nos conocimos en un curso de entrenamiento para un trabajo que en realidad ninguno de los dos quería. Durante la sesión matutina Susana y yo conectamos visualmente. Ella es rubia de 1.55m, yo prefiero las mujeres mas altas, morenas o pelirrojas, pero Susana se veía muy hermosa y atrevida, por la forma como se me quedaba viendo, por lo que pensé que podría lograr algo con ella. Debo haberme sentido con suerte ese día, porque en un receso me paré y la invité a comer conmigo.
Salimos del local y le comenté que traía un carrujo, que si lo quería lo compartíamos en un parque cercano. Así lo hicimos y estuvimos tan alegremente motos que se nos olvidó comer. A la hora de regresar al entrenamiento le comenté que ese trabajo no era para ninguno de los dos, que si aceptaba tenía en mi departamento una garrafa de vino. Una hora mas tarde estábamos cogiendo. Que no les impresione mi habilidad de seductor. Susana estaba necesitando un hombre que se ocupara de ella y de alguna manera creyó que yo era un buen partido. Total que cogimos como conejos un par de días y decidimos casarnos.
Yo no la amaba, pero amaba coger con ella. Me gustaba y suponía que podría ayudarme a pagar las cuentas. Ella, por otro lado me platicó que cuando las cosas empezaron a ir mal con su primer marido, se dedicó a coger con varios de los amigos y socios de éste, incluyendo uno negro, el primero con que lo hacia. Susana creció en el sur de EE.UU., por lo que ésta fue una experiencia tremendamente erótica para ella. Yo estaba encantado con la idea de que Susana le hubiera puesto los cuernos a su marido y esa fue una de las razones que me hicieron pensar que ella era la chica indicada para mí. En nuestras sesiones de retozo verbal platicábamos sus infidelidades. Le dije que me excitaba que ella cogiera con otros, especialmente si estaban bien dotados o con mayor habilidad o resistencia como amantes.
Mi pito tiene un tamaño promedio de 15.5cm, pero una vez que termino no puedo continuar inmediatamente, necesito recuperarme y algunas mujeres como Susana, desean ser cogidas repetidas veces, algo que yo no puedo lograr. Esto sabía yo que era un problema para satisfacer a Susana, ella me aseguraba que mi verga y mi actividad sexual la satisfacían. La realidad es que aunque Susana es bastante putona, va a la iglesia con regularidad y se siente culpable de su comportamiento anterior. Me dijo que ahora estaba felizmente casada y que podíamos fantasear sobre su comportamiento lascivo, pero ahora no quería ya coger con otros hombres y quería dedicarse únicamente a mí.
Esto hasta que Carlos entró en nuestras vidas seis meses después.
Carlos ha sido mi amigo durante muchos años y conviene a mi necesidad de ser humillado. Él es un tipo agresivo y dominante que con frecuencia se cogía a mis novias. Desdichadamente, nunca pude atestiguar esto, pero varias de mis chicas decían que su verga era notablemente larga y gruesa. Mi experiencia era que una vez que Carlos se cogía a alguna de mis amigas, continuaba haciéndolo hasta que él se fastidiaba. Cuando nos casamos Susana y yo él estaba trabajando en el extranjero y nunca se lo nombré.
Un día llegué a casa del trabajo y Susana con una sonrisa extraña me muestra una carta. Era de Carlos. Conforme la abría ella me dice que también a ella le envió una. Mi verga se empezó a parar. Mi carta únicamente decía que regresaría pronto y que estaba ansioso de conocer a la recién casada. Susana al principio no me quería dejar ver su carta, pero, riéndose me mostró una foto que venía en el sobre. Una deliciosa sensación de asombro recorrió mi cuerpo al darme cuenta de que Carlos le mostraba su verga a mi mujer. Estaba moreno de pie en alguna playa, aunque su miembro estaba dormido podías adivinar que era de buen tamaño. Susana y yo jugamos unas luchitas por la carta y logré quitársela. Carlos le hacía saber que ya anteriormente él había satisfecho poderosamente varias de mis amigas y que estaba mas que dispuesto a satisfacerla a ella también. Susana insistió en que estaba molesta por la impertinencia y que no quería ni conocerlo siquiera. También me reclamó que yo le permitiera seducir a mis novias y seguir siendo su amigo. Sin embargo esa noche en la cama fue muy ardiente.
Carlos regresó y Susana, fiel a su palabra, no me permitió que lo invitara siquiera. Seis semanas después nos lo encontramos en una fiesta que daba un amigo mutuo. Los presenté y después de un rato con una excusa los dejé solos. Yo los observaba desde un rincón oculto, poniendo especial atención al lenguaje corporal de Susana, que conozco bien después de seis meses. No se me escapó que al presentarlos Susana se estiró rígida, una reacción inconsciente quizás, pero que parecía mostrar los pechos a la mirada pericial de Carlos. Éste activó su encanto y pronto los vi riendo y platicando como si fueran amigos de siempre. Bailaron juntos una melodía rápida y después una lenta.. De repente Susana se acercó rápidamente a mí e insistió en que nos fuéramos del baile. Estaba visiblemente molesta cuando salimos. En el carro me dijo que Carlos se había excitado mientras bailaban, la agarró de las nalgas y presionó su erección contra su vientre apretándola y susurrando a su oído si quería ser cogida por una verga de verdad. Nuevamente esa noche Susana estuvo muy ardiente en la cama.
Carlos llamó una semana después. Estaba en el vecindario y quería pasar a saludar. Cuando le dije a Susana que venía de visita no se mostró muy contenta. Fue a la recámara a cambiarse, se puso sostén y un vestido más conservador desde el cuello hasta los tobillos que se abotona por el frente. Pero también se maquilló y se arregló el pelo. Mientras la veía aplicarse el lápiz labial recuerdo haber pensado que era como si quisiera mostrarle como tenía la vulva. Cuando ella me vio observándola, me corrió del baño.

Fotos XXX y relatos eroticos GRATIS en tu email: Heterosexual Gay
Contactos GRATIS Que buscas? : Provincia :

Carlos llegó con una botella de buen vino y nos sentamos en el salón. Me aseguré de sentarme en el único sillón de manera que obligué a Susana a compartir el sofá con Carlos. Susana al principio estaba tiesa y reservada, pero después de unos vasos de vino y de las encantadoras bromas de Carlos se relajó. Se nos despertó el apetito y Susana fue a la cocina a preparar unos bocadillos. Carlos me sonrió y se fue tras de ella, sabía yo que empezaría su ofensiva. Me sentí lánguido de lo excitado. Me forcé a contar lentamente hasta cien. Inconsistente sobre mis piernas me asomé por la pared a la cocina. Carlos tenía a Susana contra el fregadero y la besaba mientras le acariciaba los pechos. Ella se defendió un poco pero su resistencia se desvaneció pronto. Él le desabotonó rápidamente la parte superior del vestido y le liberó los senos del sostén. Susana echó la cabeza hacia atrás mientras Carlos le acariciaba y chupaba las tetas. En eso ella me vio observándolos y empujó a Carlos. Yo me regresé al salón y Carlos vino molesto a reclamarme que le estaba poniendo trabas a su estilo. Susana regresó de la cocina evitando mirarme. Ya había arreglado su ropa, pero en la prisa no abotonó correctamente su vestido. Carlos le señaló que el atuendo estaba mal abrochado y le dijo que se lo arreglaría. Se paró junto a ella, pero en lugar de arreglarle la ropa en un instante le desabotonó el vestido hasta la cintura y se lo bajó de los hombros y le desabrochó el sostén. Mientras sus pechos saltaron libres con sus pezones erectos el corazón me latía con tal fuerza que pensé que me desmayaría. Susana parecía estar en trance, sus ojos estaban vidriosos y podía escuchar resollar escandalosamente su aliento a través de las fosas nasales. Ella se sentó lívida y silenciosa mientras Carlos agasajaba y jalaba sus pezones. Me asombraba que él pudiera continuar con la conversación que teníamos antes de que ellos se fueran a la cocina. Continuamos platicando como si nada pasara y Carlos continuaba festejando los pechos de Susana. Nunca había estado tan excitado en mi vida mientras veía a mi esposa desnuda hasta la cintura, recostada en el sofá y aceptando las caricias de Carlos sin protestar. Finalmente Carlos desabotonó totalmente el vestido de Susana.
Fue humillante e intrigante ver a Susana levantarse del sofá para que Carlos le bajara las pantaletas. Volteó él a verme y me hizo ver que su vulva estaba empapada y me preguntó si yo creía que ella quisiera coger con él. Yo estaba sin habla, hipnotizado por los chillidos y empujones de Susana contra la mano de Carlos que la estaba metiendo el dedo en la concha. Él la tomó entonces de la mano y la llevó a la recámara. Susana vio hacia mí e intercambiamos miradas de profunda comunicación y yo sentí que nos comprendíamos perfectamente uno al otro. Después de unos minutos mi corazón dejó de galopar y me desvestí y me acerqué al cuarto.
Susana estaba acostada de espaldas con sus piernas muy abiertas para Carlos que arrodillado frente a ella acariciaba su enervado miembro. Incluso desde los tres metros que me separaban de ellos podía ver que era enorme. Susana se incorporó sobre sus codos mirando intensamente el monstruo suspendido ante ella. Pero me vio parado en la puerta jalándome el miembro. La escuché decir: -“Carlos por favor, no enfrente de mi marido” Carlos se incorporó de la cama y me cerró la puerta en la nariz. Me sentí amargadamente desilusionado, pero pronto los escuché cogiendo. Abrí la puerta unos centímetros. Estaban demasiado ocupados para notarme y entré. Los pies de Susana pateaban el aire mientras Carlos la cogía poderosamente, sus senos se balanceaban con cada embate y ella sacudía la cabeza de un lado a otro gimiendo y gritando su nombre. Ella continuaba llamándolo y pidiéndole que la machacara. Tuve el orgasmo más intenso de mi vida y apoyado en la pared me deslicé al suelo. Gateé hacia el pasillo y cerré la puerta del cuarto detrás de mí.
Carlos estuvo cogiéndose a Susana como dos horas y media. Se debe haber venido unas tres veces. Después se vistió y casi enseguida se fue. Antes de irse me dijo que regresaría por mas del delicioso coño de Susana. Yo le dije que por los gritos de placer de ella estaba claro que la había hecho muy feliz y le agradecí la magnífica cogida que le había proporcionado a mi esposa. Él respondió que el placer era todo de él.
Entré a la recámara y encontré a Susana repantigada en la cama con una sonrisa de satisfacción, sus pechos y el cuello estaban molidos y rojos de los besos de Carlos y de entre sus piernas rezumaba esperma. Sentí que el corazón me brincó en la garganta cuando me di cuenta de que no habían usado condón, pero Susana me aseguró que ella no estaba ovulando.
Ella quería que yo también me la cogiera, pero como yo me había masturbado no pude tener otra erección. Ella se molestó, entrecerró los ojos y me dijo en forma arrogante, que ya que me preocupaba tanto de que Carlos la preñara, le sacara con la lengua la esperma. Yo no tenía muchos deseos de comerle la vulva empapada de esperma de otro hombre, pero tampoco quería negárselo después de haber sido tan enteramente complacida por la cogida.
Me arrodillé frente a ella. La cogida de Carlos le había dejado la vulva como un túnel amplio. Los labios le colgaban abiertos y su clítoris estaba más inflamado de lo que yo recordara haber visto. Miré hacia arriba y le dije que ojalá que la verga de Carlos no hubiera estropeado su vulva. Volvió a sonreír. Me dijo que ojalá que si lo hubiera hecho y me jaló hacia ella. Logré que tuviera otro orgasmo y entonces me empujó y se fue a bañar. Después de un rato me paré y fui a sentarme en la taza del baño junto a ella y platicamos mientras se relajaba en la tina. Me dijo que le había encantado que Carlos se la cogiera con su enorme pito. Le dije que para mí había sido excitante también. Ella se rió y dijo que era un cabrón, porque Carlos iba a querer seguir cogiéndosela y ella había gozado mas al coger con él que conmigo.
Total fuimos a acostarnos, ella se acomodó entre mis brazos y así nos dormimos, cada uno feliz de diferente manera.

(c) 2000-2002 AventurasEroticas.com Todos los derechos reservados.
Todos los relatos son propiedad de sus autores si lo deseas, puedes enviar tus propios relatos