Cena, espectáculo y ... a pasarlo bien.
Después de salvar múltiples dificultades, mi mujer y yo conseguimos poder salir a cenar solos esa noche. Finalmente conseguimos subsanar todos los impedimentos. Dudamos entre ir a cenar a un sitio que conocíamos que sabíamos que se cenaba de muy bien o, por el mismo dinero, ir a un sitio donde cenaríamos bien, un poco más discretamente, pero con la diferencia que en este último sitio tendríamos después de la cena un espectáculo de cabaret.

La cena estuvo bien, mi mujer y yo estuvimos charlamos animadamente durante ella y cenamos en un buen ambiente. Después de pagar bajamos directamente al cabaret. Nos sentamos y nos sirvieron dos copas que una tras otra fueron las dos para mí. A nuestro lado había una pareja que, ella, dado el pequeño tamaño de las sillas, tenía serios problemas para, con su corta falda, tapar sus preciosas y macizas piernas.

No sé si fue por esas dificultades o por que en algún momento me sorprendió mirándole pero el caso es que un momento dado se levantaron y se fueron unas filas por detrás. Observé que la tía además tenía unas tetas acojonantes con un top de blonda blanco que transparentaba un sujetador también blanco que a mí me pareció maravilloso.

Llevábamos unos diez minutos solos en nuestra fila cuando llegó una pareja formada por un tío grande y fuerte, con barba, un tiazo y por una chica menuda, no excesivamente baja pero tampoco demasiado alta que llevaba puesto una especie de mono gris con una rayitas horizontalesv, de un verde apagado separadas unas de ellas por aproximadamente un centímetro. El mono se le pegaba y ajustaba totalmente a su cuerpo. Su culo quedaba precioso, pequeño pero marcadísimo, notándose perfectamente bajo el pantalón sus braguitas, que me las empecé a imaginar blancas.

No tenía unas tetas grandes, pero dado lo ajustado que le quedaba el mono, se le marcaban unas respetables domingas, con una cremallera en medio de su escote que bajaba hasta su cintura, rodeando la cual llevaba un cinturón negro. Estuvimos viendo el espectáculo (strip-tease de chicas bastante apetecibles y chorraditas de un presentador mariposón bastante gracioso) y durante él cruzamos algunos comentarios sobre el espectáculo.

En un momento que yo fui al lavabo y el otro chaval a pedir algo a la barra, ellas se pusieron a hablar y cuando volví oí que la otra chica le decía a mi mujer si quería salir con ella a bailar a la pista, que ahora en el descanso era utilizada por el público para bailar. Mi mujer le dijo que no le gustaba bailar. Nuestros vecinos estuvieron bailando y nosotros esperamos sentados a que el espectáculo se reintegrase.

Vimos toda la segunda parte de los stripteases y cuando se acabaron los números, la pista volvió a inundarse de una riada de gente ansiosa de mover sus cuerpos al son de las notas musicales. Yo pedí otra copa y al poco rato nuestros vecinos hicieron lo mismo. Después de un rato sin cruzar palabras, la chica preguntó por qué no íbamos a bailar los cuatro, tanto mi mujer como su marido se negaron en redondo y me dijo a mí que fuésemos nosotros dos.

Después de consultarlo un par de veces con mi mujer, salimos los dos a bailar, cerca de nuestras parejas al principio, pero alejándonos cada vez más a medida que nos movíamos al son de las bailongas canciones que nos ponían. Cuando estábamos en la parte opuesta de la pista, donde era total y absolutamente imposible que nuestras parejas nos vieran, mi amiga empezó a dibujar unos círculos a mi alrededor, acercándose cada vez más a mi cuerpo. Me rozaba sus tetas por mi espalda y su culo por mi polla y, aunque yo tenía la completa seguridad de que era imposible que nos viesen nuestras parejas, todos sus movimientos los realizaba con una total discrección.

Yo alucinaba en colores, no me esperaba una cosa así. Cada vez era más descarada, yo tenía el pito como un poste y ella me lo tocaba y frotaba descaradamente. Pude colocarme en un sitio desde donde pude ver como mi mujer charlaba animadamente con el marido de mi 'magreadora', y él cada vez se iba permitiendo más confianzas, pareciendo que a mi mujer, lejos de molestarle, le gustaban.

Cuando yo estaba negro por las tetas de mi amiga y por los continuos roces de su culo en mi polla, sonó una canción lenta y nuestras parejas se levantaron y se pusieron a bailar relativamente cerca de nosotros. Mi mujer se pegó a él como una lapa y empezó a mover el culo como yo sabía que hacía cuando iba muy caliente. Él le pasaba sus dos manos por su culo y subía su falda hasta el límite de sus braguitas blancas.

Mientras tanto mi amiguita seguía haciendo auténticas locuras que hicieron que yo me pusiera como un burro. En ese momento nos vieron y se acercaron, proponiéndonos él ir a tomar una copa a su casa ya que vivían a unos 500 metros de allí. Fuimos y una vez en su casa, nuestro anfitrión puso música y nos sirvió unas copas, poniéndose seguidamente a bailar una canción lenta con mi mujer, mientras la suya empezó a meterme mano descaradamente sin esperar siquiera a que empezásemos a bailar.

Fotos XXX y relatos eroticos GRATIS en tu email: Heterosexual Gay
Contactos GRATIS Que buscas? : Provincia :
Miré a mi mujer y vi como el tío le estaba bajando la cremallera del vestido, que cayó rápidamente al suelo quedándose sólo con el sujetador de encaje blanco y sus bragas grandes del mismo color. Empezó a pasarle las manos, totalmente abiertas, por el culo, primero por encima de la braga y después pasándolas bajo la goma tocándole el culo a lo vivo con las bragas caladitas que transparentaban manos y culo.

Ella se derretía y con una mano le bajó la cremallera del pantalón sacándole un buen pollón, casi el doble que el mío, empezó a masturbarle lentamente, después se arrodilló ante él y empezó a chuparle la polla suavemente, lamiendo con mucha saliva, lentamente, de abajo a arriba y de arriba a abajo, finalmente y muy despacio se la metió en la boca hasta la garganta.

Así estuvo un larguísimo rato mientras mi amiga también me la chupaba a mí con una maestría acojonante, me pasaba la lengua desde el capullo hasta los cojones, bajando de vez en cuando con su lengua hasta el agujero del culo, me pasó tantas veces la lengua por el culo que me lo dejó limpio, finalmente se la metió enterita en la boca iniciando una chupada que hizo que me sintiera como en un orgasmo continuado.

Mientras mi mujer se puso a cuatro patas y le dijo que se la metiera de una puta vez en el coño, él no se hizo de rogar y de un solo empujón se la enchufó por detrás, ella gritaba y gritaba de placer como una desesperada. En esos momentos sonó la puerta y tanto mi mujer como yo nos asustamos, ellos nos tranquilizaron diciéndonos que era un amigo suyo que pasaba unos días con ellos.

Cuando el recién llegado entró en el salón se sorprendió de ver a mi mujer follada por detrás y a su amiga chupándome a mí la polla. Pasada la primera sorpresa, puso cara de querer participar y yo le dije que se la metiera a mi mujer en la boca, cosa que hizo inmediatamente y ella empezó a disfrutar con una polla gorda en su boca y otra, aún más gorda, en el su coño a cuatro patas.

Yo estaba en el séptimo cielo, entre el espectáculo que veía y la chupada de polla que me estaba haciendo mi amiga. Mi mujer se corrió varias veces y ellos, tras cambiarse de agujero unas cuantas veces, hicieron lo propio en repetidas ocasiones, llenándole boca y coño de blanca y espesa leche. Ella, con la boca, les limpió todo rastro de leche de sus pollas.

Mi amiga, mientras tanto, no perdía el tiempo, se tumbó boca arriba, abriendo desmesuradamente las patas y diciendo: "Métemela, cabrón", así lo hice durante un buen rato, metiendo y sacando, metiendo y sacando. Llegado un momento noté que ella se corría, no pude más y me vacié dentro de ella como un corderito. Tras los cigarros de rigor, mi mujer y yo nos vestimos y nos fuimos a casa.
Pb

(c) 2000-2002 AventurasEroticas.com Todos los derechos reservados.
Todos los relatos son propiedad de sus autores si lo deseas, puedes enviar tus propios relatos